EL SECRETO EN LA FORMACIÓN DE HIJOS POSITIVOS Y FELICES

La pregunta que toda mamá hace: ¿Cuál es el secreto  para  educar a los hijos sanos y felices en las actuales  situaciones tan negativas en los que se desenvuelven?

En este artículo te voy a decir uno de los principales secretos para formar a los hijos en valores.

Se han publicado una gran cantidad de libros que tratan de responder a esta pregunta y, creo, que se seguirán escribiendo otros tantos, pero también creo que la respuesta no es tan compleja como parece. Para quienes quieren acabar con esta frustración lo que es fundamental primero es prestarle más atención a su matrimonio en sí, primero lograr establecer una sana relación de pareja, con saludables actitudes entre los dos, llegar primero a tener esa realización de pareja como un requisito indispensable y después enfrentarnos al difícil reto  de educar hijos saludables y felices, porque el cimiento emocional del matrimonio es primero y  si no se logra esto, se dificultará enormemente la sana formación de los hijos.

Al ordenar como prioridad a la familia, será posible proporcionar a los hijos la alta garantía de seguridad. El problema actual es que todo mundo afirma: “Mis hijos son primero”,  esta afirmación se ha instalado en la cultura actual, la cual, está equivocando las prioridades.

Desde mediados de la década del siglo XX nos hemos vuelto obsesivos en lo referente a la educación de los hijos, algo que debería ser de sentido común se han visto contaminado con muchas de las actuales corrientes de psicologías y pedagogías complicando más la crianza y formación de los hijos en nuestros hogares. Hemos elevado a nuestros hijos a “nichos” y posiciones de primer orden que no se merecen, puesto que en la inmensa mayoría de los casos no se lo han ganado y en lugar de ayudarlos, los perjudicamos en su formación; hemos terminado por formar hijos egoístas, egocéntricos y engreídos.

Entre más exigentes se vuelven nuestro hijos nos resulta más difícil y agobiante la tarea de educarlos y formarlos pues, nosotros mismos como papas, estamos poniéndo las trampas de las cuales no logramos  salir, entonces para justificar todas esas frustraciones que nos provoca este desorden, terminamos por inventar la idea de que es terriblemente difícil, si no es que imposible, educar a nuestro hijos.

Pues bueno mamá, a ti te digo, que si aceptas y crees que, educar a los hijos es tremendamente difícil, que lo único que requieres es ponerlos en primer plano por encima de tu saludable y necesaria relación de pareja con tu esposo, de verdad te digo,  que desde esa actitud  cada vez se va a poner más y más  difícil hacer la tarea. Lo único que te garantiza con esta actitud es lograr  criar hijos manipuladores, exigentes, verdaderos tiranos y déspotas que no quieren otra cosa  que se les este sirviendo.

Los hijos  educados  por ese falso camino crecerán creyendo que pueden hacer lo que ellos quieran, que es injusto que los padres les den responsabilidades en su casa y, por consiguiente, los padres tienen el “deber” de darles todo lo que deseen y de servirles sin límite alguno. No caemos en cuenta que estamos criando hijos que van a ser infelices en el futuro, pues cuando vayan a realizar responsabilidades en la sociedad, se creerán merecedores de todo, buscarán evadir sus responsabilidades, no podrán soportar una llamada de atención porque se les “aboya” el ego, y también sólo estarán exigiendo y exigiendo sin dar lo que les corresponda por esa misma exigencia.

Si no tomamos el matrimonio como prioridad, como una fortaleza y lo conservamos como tal, para desde allí empezar la educación y formación de nuestros hijos, entonces esta tarea será un espejismo y estaremos mas propensos al fracaso desde antes de comenzar nuestra actuación.

Mamá, para no criar hijos que se crean merecedores de todo, te voy a expresar ese secreto de sentido común, tienes que comenzar por darles tareas en la casa, nuestros hijos tienen que participar en la limpieza de la hogar, en el orden de su recámara donde duermen, tienen que aprender a lavar platos y si haces una lista de responsabilidades por día en donde a cada hijo le van correspondiendo actividades especificas y luego al final del mes premias la buena conducta, te aseguro que entonces empezaras a formar hijos más útiles para la familia y la sociedad, empezando con actividades tan sencillas como esas.

Por lo pronto el lema es que, a los beneficios de la convivencia en el hogar corresponda una obligación, te invito pues  a que hoy, si hoy,  en este preciso momento inicies definiendo  una actividad para cada uno de tus hijos a  realizarla durante  la próxima semana y a la siguiente agregas una más y así sucesivamente, te garantizo que la actitud de tus hijos cambiará radicalmente dentro de muy poco tiempo.

Anuncios

Acerca de educacionenvalores

Consultor y consejero
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s